Embarazo, Postparto, Recien Nacido

10 Cosas que nadie te dice sobre el parto

Creo que una de las cosas  que más ansiedad me daba sobre el parto era saber cuánto dolor iba a sentir?, cómo serían las contracciones? dolerá la epidural? Sinceramente la única preparación que tuve para mi parto fueron los vlogs que vi en Youtube y algunas conversaciones con compañeras que ya habían pasado por la experiencia. Durante mi embarazo, nunca le había prestado tanta atención a este proceso, sin embargo cuando iba entrando al 6to mes de embarazo, mi querida amiga Gaby me comentó sobre otras opciones de parto y nacimiento que podía tener, se me abrió todo un nuevo universo desconocido hasta ese momento!

Para empezar este post, déjame contarte que Rafi nació de un parto normal con epidural. Decidí solicitarla porque la verdad que, al no haberme preparado física ni mentalmente para el proceso, encontré la epidural como la mejor opción, y vamos para qué engañarles? A quién le agrada la idea de sufrir?

Y bueno las decisiones siempre traen consecuencias, es por eso que aquí te cuento 10 cosas que nadie me contó sobre el parto y cómo les hice frente:

1. Hemorroides

Había oído que era muy común padecerlas durante el embarazo, sin embargo a mí no me apreció ninguna durante los 9 meses. Pero para mi mala suerte sorpresa,  luego de un par de días de postparto empecé a sentir muchísima incomodidad en esa zona, no entendía nada. Son tantas las cosas que sucedieron ahí abajo, que ni siquiera me animaba a mirar por un espejo para confirmar lo que ya me temía… Es tanto el esfuerzo que haces al pujar al bebé, que esto produce que que las venas en la región pélvica se inflamen, provocándote un dolor y una incomodidad que no se la recomiendo a nadie!!

Cómo me lo traté? Compre supositorios y cremas anti inflamatorias en la farmacia y con un poco de paciencia, desapareció después de unos días.

 

2. Episiotomía

Creo que toda la vida me traumé crecí con la terrorífica idea de recibir un tajo  corte en esta área tan delicada de mi cuerpo. Felizmente cuando este momento llegó, yo me encontraba tan nerviosa que nunca me di cuenta cuando mi doctor procedió a cortarme, y claro la anestesia hizo que no sintiera absolutamente nada! El dolor que produce la sutura la podrás controlar con los analgésicos anti inflamatorios y compresas bien frías. Al cabo de 2 semanas la molestias desaparecen, pero la sensación que tienes un corte ahí permanecerá un tiempito más…sobretodo cuando empieces a tener actividad con tu pareja.

3. Extreñimiento

Literalmente tenía miedo de ir al baño tras el parto, y pues cómo me iba animar si tenía al lado un corte con 8 puntos de sutura!!! Ánimo, te sugiero aumentes la ingesta de grandes cantidades de agua y sobretodo no pases por alto el deseo de ir al baño.

4. No puedes caminar ni sentarte bien

Tal vez este sería el punto que más me preocupó, al no saber cómo iba a sentirse mi cuerpo después de dar a luz y una vez que la anestesia fue desapareciendo, la primera vez que quise pararme para ir al baño necesité de apoyo, la enferma me ayudó a caminar hasta la puerta del baño y así 20 horas después, 3 días después seguía sin poder caminar bien, menos sentarme. Tenía que sentarme de costado, no sólo por la incomodidad de las suturas, sino porque sientes que tu coxis se hizo leña esta lesionado y ya había pasado una semana tras el parto! Pensé que este dolor quedaría para siempre… Nada más incierto. Con el pasar de las semanas esta molestia va desapareciendo…mucha paciencia.

5. Las contracciones siguen

Antes de que me coloquen la epidural, pude experimentar lo que era una contracción, un vaivén de espasmos en mi útero que me hacían ver estrellitas. Las contracciones que sentirás después del parto se llaman entuertos, y si bien no fueron tan intensas en mi caso, también me resultaron incómodas. Éstas se producen debido a que tu útero está volviendo a su posición inicial. Esto no va ser de golpe pero si van a pasar varios días, inclusive semanas hasta que tu útero regrese a su estado normal.

6. Mucha hambre

No me dejaron comer nada desde la hora que ingresé a la clínica (8:00 am hasta que salí de pabellón a las 6:50pm aprox.), lo único que me permitieron fue tomar líquidos.Esta medida se toma a modo de evitar alguna complicación al momento de usar anestesia. Así que te aconsejo que si aun te queda tiempo antes de volar a la clínica, comas algo ligero en casa como fruta o barras de cereal.

7. Todavía pareces embarazada

Tu bebé ya salió, pero tu abdomen aún tiene apariencia de ser un globo redondo y flácido. Es normal que tu abdomen tenga esta apariencia los primeros días posterior al parto. Tu útero y tu cuerpo están haciendo su trabajo y poco a poco ira desinflándose hasta recuperar su estado original. Por eso te recomiendo que lleves a la clínica la misma ropa cómoda que usaste de embarazada. Dale tiempo a tu cuerpo para que se recupere en este período y no te sientas mal (como yo) si pasan las semanas y aun sigues usando tus pantalones de embarazada, la lactancia y una buena alimentación ayudará a que recuperes tu figura.

8. Cansancio y falta de apego

No se sientan mal si lo único que quieren es descansar y que alguien más atienda a tu bebé. En mi caso, si bien quería estar cerca de Rafi, tampoco me molestaba la idea que alguien más le cambie el pañal, la cargue, bañe, alimente. No te sientas culpable si ésto te sucede a ti también. Yo no lo sabía en ese momento, pero es completamente normal que el apego no se dé de inmediato. El cansancio, la recuperación de tu cuerpo, las feas molestias ahí abajo, el estrés de la lactancia y etc etc contribuye a que esto ocurra. Los cambios hormonales por los que pasamos son muy intensos, pero con el pasar de los días, esta conexión ira manifestándose.

9. Tus planes de parto pueden cambiar a último momento

En un próximo post les contaré cómo fue la historia de mi parto, lo único que les puedo adelantar es que en un inicio el escenario no pintaba nada bien. Al haber roto la fuente y no presentar ni una sola contracción, la matrona nos daba la posibilidad de que terminemos en cesárea, lo que nos ponía muy nerviosos. Pasé 9 meses de embarazo muy tranquilos como terminar en una cesárea de emergencia Gracias a Dios esto no ocurrió y Rafi llego al mundo de parto natural.

10. Gente que entra y sale de tu habitación

Y no sólo me refiero a las visitas que recibirás, sino también a la cantidad de personal de la clínica que no te dejan sola ni cuando quieres entrar al baño. En lo personal me resultó muy fastidioso el hecho que no podían pasar ni 5 minutos sola con mi guagua en la habitación! Créanme me encantó la clínica donde di a luz a Rafi, además  el equipo de médicos que me atendió fue A1! pero no tener momentos de intimidad en familia, fue demasiado agotador, sinceramente ya no veía las horas de llegar a la tranquilidad de mi casa.

Obviamente todas las experiencias son distintas y las historias otras, si es tu caso, por favor comparte tu experiencia!

 

You Might Also Like

Deja un comentario