Maternidad

No nací para ser mamá

Mientras escribo este post; veo a mi hija tirada en la alfombra encima del cojín, sonriéndome y al mismo tiempo viendo Jorge el Curioso. Yo tratando de encontrar el tiempo para sentarme a revisar correos, y tratar de ponerme manos a la obra en búsqueda de trabajo o de encontrar algo productivo para hacer. Si, algo productivo… pensarán “Pero cuidar de tu hija no es algo productivo?”….Cambiarle los pañales, lavarle las manos, el potito, ponerle las sandalias, cocinarle, alimentarla y etc etc, si, es algo que con mucho amor y paciencia lo hago pero luego, sin darme cuenta se me fue el día completo. Quién dijo que esto de ser mamá tiempo completo sería fácil?

Un GRAN sacrificio..

Algunas mujeres nacieron para ser madres, para criar  2, 3, 4 niños. Siempre se vieron proyectadas en ese papel. Yo no. Desde el comienzo tuve muchas dudas y temores y aunque amo a mi hija con todo el alma, confieso que muchas veces he querido saltar por la ventana. Ha sido y sigue siendo un sacrificio ENORME.

Muchas no lo saben, pero desde el 1ero de Diciembre soy mama full time. Por “necesidades de la empresa” me despidieron de mi trabajo a 10 días de terminar mi fuero maternal y sin ninguna mano extra, ni familia en la que apoyarme, me encuentro 24/7 criando a Rafaela. En estos momentos en lo que he sentido que voy perdiendo el foco de mi vida; Se que aun es muy temprano para afirmar que me estoy perdiendo a mi misma, pero desde este torbellino que son mis días dedicados a mi hija, no encuentro espacio para mi persona, mi crecimiento, menos para mi profesión.

Trato de ver el lado positivo, ese lado gratificante de disfrutar a mi hija a esta edad, de salir a jugar al parque con ella, ir a la piscina, aprovechar cada instante que estemos juntas  hasta que volvamos nuevamente a la rutina de llevarla al jardín y luego irme a trabajar.

No quiero dedicarme a la maternidad exclusiva, no quiero dejar de lado mi desarrollo personal. Quiero tener en claro hacia dónde voy, qué es lo quiero, si quiero seguir siendo empleada o decidir si ya es momento de emprender en algún negocio que combine mi tiempo en casa con mi hija y mi desarrollo profesional. Hay días en los que siento que pierdo el enfoque y solo quiero echarme en la cama y dormir hasta el día siguiente. Mi estabilidad emocional se desmorona por momentos en lo que siento que poco tiempo me queda para dedicarle a mi ideas, el blog, el trabajo y ese sin fin de proyectos que quiero realizar este 2018.

Ser mamá no me define

Ser mamá no me define como mujer, ni me completa y tampoco es mi realización personal. La verdad es que muchas veces siento que tener a Rafi hizo que deje muchos planes a un lado. El dinero, las responsabilidades y el tiempo no son suficientes para todos los planes y proyectos que me hubiese gustado realizar. Ahora tengo que dividir mi tiempo en 1500 partes y tratar de alcanzar con todas las actividades que quiero hacer en el día. Y todo en muy cortos periodos de tiempo diario. Esa es mi realidad hoy.

Soy mamá, pero también soy mujer, esposa, profesional, quiero seguir aprendiendo y desafiarme en muchas áreas. Estoy lejos de sentirme realizada. Tengo muchas metas que cumplir y siento que  la vida es muy corta y el tiempo también. Hacer todo aquello que nos llene, que nos guste, que nos llene de experiencias y vivencias, hacer todo aquello que nos haga felices como ser humanos.

Es por eso que muchas veces me pregunto a mi misma si soy egoísta por sentirme así? Habrán otras mamás que se sentirán igual? Si alguien se siente como yo, por favor dejen sus comentario debajo! Me encantaría leerlas 🙄

You Might Also Like

Deja un comentario