Bebe, Crianza, Maternidad

Nuestra primera vez en el jardín

Y así se pasaron los 5 medios y medio volando, sin darnos cuenta mi regreso a la oficina era ya un hecho inminente, 24 semanas que habíamos pasado juntas las 24 horas del día, llegarían a su fin y así, mi bebe yo y mi marido pasaríamos a otra etapa, la etapa de empezar a generar ingresos y la separación con nuestra pequeña. Les confieso que no fue tan duro como lo había imaginado; Y es que nuestra selección de la sala cuna a donde iría Rafi no fue tan complicada, de hecho una semana antes fui a conocer las instalaciones y a las tías y sobre todo a ver cuántos niños tenían las tías a su cargo. Era lo que más me preocupaba (y me sigue preocupando) la falta de atención que pudiera sufrir mi bebé al tener que compartir la atención de las tías con otros niños. Listo, lo conversamos con mi esposo y decidimos que ese jardín era la mejor opción por cercanía a la casa (mía y de mi suegra), puesto que la opción de meterla a un jardín cerca de mi oficina era nula, al no tener movilidad propia, movilizarme diariamente en transporte público sobre todo en climas extremos como los de Santiago, era algo que teníamos que descartar. Y así lo hicimos. Rafi empezó el período de adaptación al principio yendo 1 hora al día y luego 2 horas al día. Sobre todo en horas donde a la bebe le toca comer y ver así si podría aceptar alimentos de manos extrañas.

Y llegó el día…

El día que la deje en manos de la tía, no quise voltear mucho a verla, simplemente confié y salí caminando rápido, sin pensar mucho en lo que acaba de hacer. Eso sí, hasta el día de hoy tengo que conectarme a la ver lo que sucede por las cámaras de seguridad, y es que me baje una app que nos permite monitorear todo desde donde te encuentres. Así que ahí estaba yo en la micro tratando de identificar a Rafi, como le dan la comida, como le cambian el pañal, etc.

Y que pase el virus…

No pasaron ni 2 días y llego Rafi a casa, hasta que de pronto le sentimos un fluido de mocos brotando de su pequeña naricita, más tarde tos, moco y tos! Oh Dios que pasó? Mi bebe desde que nació no tuvo nunca un resfrío, me sentí muy apenada por que sentí que no la estaba pasando bien ella, felizmente no le dio fiebre. Y claro quien se contagió? YO! Con dolor muscular, calentura y mucho moco de por medio, me impidió asistir a trabajar, peor bueno un día más con mi gorda juntas, aunque enfermas. Y es que es inevitable que los niños vayan al jardín y no se peguen lo de los otros niños, sobre todo si sabes que a tu bebe la van a entretener con todo tipo de juguetes que tarde o temprano se llevaran a la boca. También es bueno dicen, que sus defensas y sistema inmunológico se hagan más fuertes

Son muchos los temas a considerar al dejar a una bebe de tan solo 6 meses e un jardín, instalaciones, tías, tipo de educación, alimentación (si te la dan), limpieza del jardín, etc. Si bien puedes pensar que es muy pequeña para ingresarla a un jardín, por otro lado saco lo positivo de esto, y es que al ser tan pequeñita, la adaptación cuesta mucho menos a que si la ingreses por ejemplo de 2 años de edad. Sumando a que confío que sus habilidades motoras se desarrollaran más rápido y su capacidad de sociabilización será más efectiva.

Así que mamitas, si están pasando por una etapa así, animo…Sabemos que es difícil la separación, pero a la larga creemos es lo mejor para tu bebé para ti.

You Might Also Like

Deja un comentario