Lifestyle, Maternidad

Por qué es tan importante un “tiempo para mamá”?

El fin de semana pasado tuve un “mommy time” memorable. Me gustaban mucho esos viernes en lo que, cuando soltera, podía salir a bailar y ni remotamente pensar en la hora de llegada a casa, cual cenicienta urbana, o el escribir por Whatzaap a esa persona especial para decirle “Amor, me encontré con unos amigos y me quedaré un ratito más, esta bien?”. Unos años después, un país distinto, un marido y una bebé de por medio, me encontré danzando al compás de Washed Out y Elias Deepman, a puertas de un verano santiaguino en una terraza dentro del parque O´ Higgins, todo señalaba que sería una buena noche.

Fotos via humornegro.com

Fotos via humornegro.com

Fotos via humornegro.com

Fotos via humornegro.com

Fotos via humornegro.com

Fotos via humornegro.com

 

Seamos honestas, cuando  vives sola y eres soltera, creas y vives bajo tus propias reglas, pero cuando te conviertes en la pareja de alguien,  la palabra consentimiento y acuerdo se vuelven en tu principal axioma. Sin lugar a disentimientos ni decepciones.

 

Mamá también importa..

Una parte de mí se encontraba feliz por haber reconectado conmigo misma. Un lado que, de vez en cuando aparece, desaparece y vuelve a aparecer. Desde que me convertí en madre ese lado queda relegado y en algun plano desconocido del universo. De Domingo a Lunes estoy envuelta en ese rol “mamá”, donde las únicas canciones que me encuentro cantando son “Mi Pollito Amarillito”  y ” A dormir mi guagua”; Sobretodo cuando toca cambio de pañal, con una bebé escurridiza, donde tengo que sacar a flote mis mejores dotes de payasita; Secar pipi y desaparecer la caquita, mi especialidad. Y es que no es la falta de música lo que extraño, pues desde que pongo en los parlantes de mi casa melodías Guns Rosenses y Beattleanas, Rafaela empieza a mover las caderas y con una sonrisa en su rostro voltea a mirarme, y nada me hace más feliz que esa complicidad que tenemos. Recordar por tan sólo unas horas, que existe una vida fuera de los biberones  y las caquitas, es lo que extraño. Reconectar con la persona que eras antes de ser mamá, es un habito saludable para nuestro bienestar emocional y psicológico.

Tiempo para que hagas lo que más te gusta, lo que te haga feliz, sentirte bien como persona individual, mujer humana y real. Desde leer un libro tirada en en el sofá o en el parque, ponerte una mascarilla de hidratación facial, ir al cine, un café o a una exposición de fotografía, sola o en compañía de amigos. Créanme que yo no tengo ningún inconveniente en ir sola a ver una película o asistir algún recital, y es que el hecho de haber llegado a un país distinto hizo que me redefina y reinvente en muchas áreas; Sin muchas amistades ni familia en la que apoyarme en esta ciudad, la necesidad de despejar mente y cuerpo hace que necesite salir de la zona de confort de cuando en cuando.

 

Y no me siento culpable

Y ahí esta la clave de todo hermana. No tengo miedo a que me juzguen, ni al que dirán. Hace tiempo que elegí quererme a mi misma sobre todas las cosas; No trato de quedar bien con el resto sólo por complacerlos, menos sacrificar mi propio bienestar. Soy madre trabajadora, paso mucho tiempo fuera de casa mientras mi guagua se queda en el jardín más de 8 horas diarias; Entonces es ahí cuando aparece la sensación de que puedo dar aun más, encontrándome muchas veces sumergida en esa nube negra llamada culpa, y por otro lado la necesidad de desconectarme aunque sea por unas horas.

Yo elijo ser yo y, si yo estoy bien, todos en la familia estaremos bien 🙂

 

Fotos via Club Fauna

Fotos via Club Fauna

Fotos via Club Fauna

Fotos via Club Fauna

Fotos via Club Fauna

Fotos via Club Fauna

 

Y ustedes qué hacen cuando quieren tener un “tiempo para mamá”?

 

 

 

You Might Also Like

1 Comment

  1. maurizio26

    9 Noviembre, 2017 at 2:38 pm

    Me parece muy bien hija…

Deja un comentario