Maternidad, Vida en pareja

Cómo ser una supermamá (y esposa) y no morir en el intento

Hace 11 meses que me convertí en madre, y si algo he aprendido en este último año es que por más miedo y ansiedad que tuve de salir de mi zona de confort, me convertí en una persona más fuerte; He aprendido también a reinventame y a tener que adoptar una mentalidad positiva frente a la adversidad. Sin embargo, reconozco que la vida cotidiana de mi yo madre, esposa y profesional se ha convertido en una “lucha” por conseguir mis metas, produciendo que a veces pierda el foco en el camino.

Confieso que esa lucha y esfuerzo por ser la mamá perfecta lo único que me ha producido ha sido más estrés. Hubo un tiempo en el que pensé que podía hacerlo todo y bien, pero sólo terminaba más agotada y frustrada. Incluso habían días que llegaba llorando a mi oficina; El agobio me estaba consumiendo; sentía que me estaba convirtiendo en una mujer más amargada e histérica, hasta que un buen día le dije a mi partner “¡No puedo más!”.

Ser madre y mujer es más complicado hoy en día comparado a la época de nuestras madres y abuelas. La sociedad hoy nos exige ser mujeres “multitask”, o “SUPERWOMAN”: Ser la mejor mamá, ser la mejor amiga e hija, la mejor nuera, mantener un hogar en orden, no dejar de lavar la ropa ni la loza, dedicar tiempo al blog, ser más creativa y emprendedora, ser más exitosa, hacer deporte, verme bien! Y qué me dicen además de un marido al que no puedes descuidar? Al que tienes que dedicarle tiempo para que tu relación no se vaya por la borda? Pero cómo hacer para que el estrés no termine por echarnos abajo?

Criar hijos, ser profesional, ser mujer y esposa es una acción heroica que pocos valoran ni siquiera nuestros maridos, pero si partimos por analizar esta situación, más que un reconocimiento por parte de nuestra pareja deberíamos tratar de encontrar ambos el equilibrio y la comunicación del que todos los terapeutas y coach de parejas te enseñan dentro de sus costosas sesiones.

“Necesitamos apoyo de parte de la persona que está a nuestro lado”.

-Todas las mamás del mundo mundial.

Cómo ser supermamá y esposa y ¡no morir en el intento!

Es importante también sentirnos valoradas por nuestras parejas y tengamos MUY en CLARO que lo que estamos haciendo es ya bastante;  Que no estamos obligadas a tomar toda la carga y las responsabilidades que mantener una casa conlleva. Es un trabajo compartido con la persona que amas.

Es un trabajo constante de ambas partes que implica atención y muuuucha comunicación. Aquí algunos consejos que hemos venido escuchando y que estamos llevando a acabo en nuestra casa:

-Hacer una lista de aquellas cosas que les está incomodando el uno sobre el otro, para luego conversarlas y encontrar causas y planes de mejora.

-Expresar nuestros sentimientos y necesidades sin alterarnos, buscar el tono adecuado para expresar tus ideas.

-Escucha al otro atentamente, no necesito ahondar más en este punto…

-Evita la criticas. Si criticas cada pequeña cosa que haga, rápidamente te dejará de prestar atención.

-Elogia a tu pareja.  Debe haber algo positivo que hizo durante la semana no?

-Encontrar tiempo para realizar actividades juntos: Salir a caminar, ir al cine, comer juntos, esto servirá para volver a conectarse y tener un respiro de la tediosa semana.

-Aceptar nuestros errores. Debemos admitir también que nos equivocamos, no somos perfectas. Aceptar que tenemos limitaciones, pero saber que lo intentamos y que lo estamos haciendo bien.

Y tú estás pasando por algo similar? Respiremos juntas y cuéntame algún consejo que te haya servido en casa. Ahora más que nunca necesito escucharte hermana!

 

You Might Also Like

1 Comment

  1. 15 cosas que aprendí en mi primer año como mamá - El diario de Rafi- Motherhood & Lifestyle

    16 Octubre, 2017 at 9:04 pm

    […] vida en pareja requiere de más trabajo y atención: Ya hablamos en este post completo la importancia de la comunicación entre ambos […]

Deja un comentario